10 dudas típicas después de la cesárea

De urgencia o programada, una operación de este tipo trae consigo inquietudes e interrogantes comunes a todas las mamás.

1.- ¿Podré levantarme de la cama enseguida?
Después del parto, sea vaginal o por cesárea, cuanto antes te levantes, mejor. Esto no quiere decir que debes andar caminando por la maternidad todo el tiempo, sino que es conveniente que te levantes, por ejemplo, para ir al baño o para trasladarse hasta el sillón de la habitación.

La cesárea no es un procedimiento invalidante. Quedarse mucho tiempo inmóvil en cama, puede inclusive acarrear complicaciones, como trombosis venosa en la pelvis o en los miembros inferiores.

Una vez que el efecto de la anestesia haya cedido y te hayan colocado la faja, es conveniente que te levantes, con la ayuda de una enfermera, y vayas al baño a orinar. Así, evitarás que la vejiga llena comprima el útero y provoque dolor.

2.- ¿Tendré que hacer alguna dieta especial?
Después de la cesárea, el intestino queda paralizado (íleo posquirúrgico) durante 12 a 24 horas. Comer favorece la pronta recuperación de los movimientos peristálticos, así como la eliminación de gases, lo que ayuda a normalizar la función intestinal. Inclusive, las madres que se alimentan precozmente sienten menos dolor y consumen analgésicos.

No obstante, algunos obstetras sugieren no comer hasta que el intestino haya recobrado su movilidad, aunque lo cierto es que no existe fundamento científico que avale esta indicación.

En cuanto a los líquidos, pueden ingerirse enseguida.

3.- ¿es verdad que después de la cesárea no conviene hablar?
Cuánto de verdad y cuánto de mito hay en esta indicación, que aún no está del todo clara, pero surge de que cuando se habla, se traga aire; y como después de la cesárea, el intestino se encuentra paralizado, el abdomen podría llenarse de gases, lo que aumentaría las molestias posoperatorias.

Lo cierto es que, en la práctica, esta afirmación podría considerarse equivocada, ya que también quien más habla, más estimula el intestino, y más precozmente iniciará los movimientos peristálticos y la evacuación de gases.

No hay necesidad de permanecer literalmente muda. De hecho, la mayoría de las mujeres suele hablar (¡y cómo!) con las visitas sin sufrir ninguna consecuencia. Pero cuanto menos lo hagas, mejor.

4.- ¿Cuándo me podré bañar?
Podrás bañarte apenas te sientas bien y, por supuesto, cuando estés en condiciones de permanecer parada. Lo ideal es tomar una ducha rápida. Conviene que cuando te duches, no estés sola en la habitación, por que el calor y los vapores del baño podrían provocarte una hipotensión y, si eso sucede, es importante tener a quién recurrir.

Una curiosidad: para la mayoría de las mujeres, bañarse tiene un valor simbólico. Después de hacerlo, sienten que la operación ha quedado atrás.

5.- ¿Qué cuidados requiere la cicatriz?
La cicatriz de la cesárea no requiere prácticamente ningún cuidado, ya que las infecciones de la herida no se adquieren después, sino durante el procedimiento.

Sin embargo, en algunas maternidades se acostumbra a cubrir la zona de la herida quirúrgica con un adhesivo impermeable durante aproximadamente una semana. Hasta que se quitan los puntos, medida que resulta muy cómoda, ya que aísla completamente la herida del medio externo.

6.- ¿Y los puntos?, ¿se caen solos o los saca el obstetra?
Los puntos los saca el médico o una enfermera, entre 7 y 10 días después de la operación cesárea.

7.- ¿Podré tener a mi bebé conmigo?
Ciertas  instituciones y algunos obstetras prefieren que la mamá permanezca en la habitación sin el bebé, a fin de lograr una mejor recuperación después del procedimiento. Sin embargo, los beneficios de esta conducta son muy dudosos, puesto que lo ideal es estimular el contacto madre-hijo en forma temprana, así como una inmediata puesta al pecho.

8.- ¿Podré ocuparme de mi hijo?
Al salir del quirófano o de la sala de partos, la mujer es trasladada a la habitación junto con el bebé y puede (y debe) ocuparse de él del mismo modo que si el parto hubiese sido vaginal. Sin embargo, es probable que el primer día necesite un poco de ayuda para levantarlo.

9.- ¿Podré amamantarlo enseguida?
Se ha discutido mucho sobre se la leche baja más tardíamente después de una operación cesárea, pero no hay evidencias concretas al respecto. Puedes amamantar s tu hijo en forma inmediata. A Además de ser la mejor manera de alimentar al bebé, la lactancia resulta beneficiosa durante el postrado, porque ayuda a mantener el útero retraído.

10.- ¿Qué cuidado deberé tener cuando me vaya a casa? ¿Necesitaré ayuda para realizar las tareas hogareñas?
Después de la intervención, la mujer puede hacer lo que quiera, siempre y cuando sea moderada. En este sentido, hoy en día no existen prácticamente diferencias entre los ciudadanos posteriores a una cesárea y a un parto vaginal.

No obstante, si bien no hay inconvenientes para realizar la mayoría de las actividades habituales, lo más razonable es evitar los esfuerzos desmedidos.

Trata de hacer lo que pueda, pero tranquila, sin exigirte demasiado.

Cortesía Revista Mamá de Hogar

About these ads

20 junio, 2010. Etiquetas: , , , . Uncategorized.

Dejar un comentario

Be the first to comment!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: