Empieza el jardín… ¿Sabrán cuidarlo como yo?

Porque las mamás trabajan, estudian, y a  veces las 2 cosas, los niños comienzan a ir al jardín maternal a edades cada vez más tempranas. Es así como desde los 2 ó 3 años empiezan a familiarizarse con la vida escolar. Y la verdad es que no se trata de un acontecimiento sin importancia, o de un mero escalón en el crecimiento. El ingreso al jardín representa para el pequeño una de las experiencias más significativas de separación de sus papás, y de acceso a la vida social. Por lo tanto, moviliza emociones en padres e hijos, y requiere de un proceso de adaptación por parte de todos.

¿Lo cuidarán bien?

Ya atravesaste, victoriosa, las primeras separaciones de tu hijo. Desde las más chiquitas, como dejar de bañarte a las apuradas, pasarlo a dormir a su cuarto o ir a la peluquería sola, hasta otras más audaces, como volver a trabajar o salir una noche a cenar con tu esposo.

Pero inscribirlo en el jardín es otra cosa. Porque no solo representa una separación, sino que, en muchos casos, despierta temor a lo nuevo.

¿Lo cuidarán bien? ¿Me extrañará? ¿Cómo me va a decir si no le gusta o si la pasa mal? Si trabajas afuera, te habrás hecho las mismas preguntas cuando terminó la licencia y tuviste que elegir a la persona que se hiciera cargo de tu tesoro. Pero si eres mamá y ama de casa, este será el primer gran alejamiento. En cualquiera de los 2 casos se trata de una cambio. Y siempre que algo cambia, lleva un tiempo adaptarse.

Todavía no habla

Cuando el nene es muy chiquito, uno de los típicos temores de papá y mamá es no enterarse si le pasa algo. En este sentido, no hay que olvidar que las palabras no son la única forma de comunicarse. Los niños hablan con actitudes, con gestos y con estados de ánimo.

A algunos les cuesta un poquito más, y lloran a la entrada o se resisten a quedarse. No se trata de que no les guste ir al colegio. Lo que ocurre es que no quieren alejarse de mamá, o dejar su casa y sus juguetes. Pero, por lo general, después del periodo de adaptación, los pequeños suelen ir al jardín con agrado y entusiasmo.

Está raro…

Que llore o proteste un poco es normal. Ya se va a acostumbrar. Pero si en forma  reiterada vuelve del jardín llorando o notas algo que te llama la atención, tienes que averiguar el motivo. Pide una entrevista con la maestra y pregúntale a qué puede deberse que salga de la escuela afligido, o que esté “raro”.

No te alarmes. Las causas que motivan cambios en la conducta pueden ser muy variadas. Pero el colegio debe ofrecerte apoyo, y un espacio donde pensar juntos qué cosas angustian a tu hijo.

No te dejes vencer

Tomaste todos los recaudos. Seguiste las recomendaciones al pie de la letra. Búscate y búscate, hasta encontrar el jardín más apropiado. Tiene las mejores referencias acerca de la escuela donde lo vas a mandar. Sin embargo, aún sientes miedo. Es natural los temores no desaparecen de un día para el otro, como por arte de magia. Pero eso no quiere decir que te dejes vencer. Si tomaste la decisión en forma razonada y en conjunto con tu esposo, no des marcha atrás. Cuando conozcas mejor el colegio y a las maestras que cuidarán a tu nene, vas a recuperar la tranquilidad.

Es cuela de vida

El ingreso temprano a la vida escolar y social proporciona una serie de adquisiciones, que van aumentando a medida que el niño crece.

  • Mayor sensación de seguridad.
  • Mejor dominio de si mismo.
  • Incentivo para compartir.
  • Empatía (atender los deseos y necesidades de los demás).
  • Tolerancia a la espera y a la frustración.

 

Lo veo distinto

Presta atención a estos síntomas, y averigua en  el jardín a qué pueden obedecer:

  • Cambios en el estado de ánimo, como irritabilidad o llanto injustificado.
  • Cambios en el comportamiento: está más inquieto, o manifiesta conductas agresivas que antes no tenía.
  • Trastornos del sueño
  • Trastornos en la alimentación.

 

Tips para tener en cuenta

Para evitar que el ingreso al jardín se convierta en una experiencia traumática:

  • Confía en la escuela y en la manera que cuidarán a tu hijo.
  • Llévalo varias veces al colegio antes de que empiecen las clases, para que se familiarice con el lugar.
  • Explícale que en el jardín conocerá amiguitos, jugará y aprenderá cosas nuevas e interesantes.
  • Destaca los aspectos divertidos de todo lo que hará. Eso incentivará sus ganas y su curiosidad.
  • Durante los primeros tiempos y hasta que él se sienta seguro, retíralo del colegio tu misma. Cuando sepa con certeza que no lo vas a abandonar, podrás hacer otros arreglos para ir a buscarlo.
  • No le digas ni en chiste frases como: “mamá se quedó solita y te extrañó un monton”, o “mamá se puso triste porque no estabas”.
  • Muéstrale lo contenta y orgullosa que te sientes porque va al colegio.
  • Si el momento de la separación te resulta muy difícil de afrontar, busca apoyo en tu esposo.
  • Procura relacionarte con las mamás de sus compañeritos.
  • Participa de manera dinámica en las actividades escolares.
  • Ten presente que la escuela forma parte del crecimiento de tu hijo, y que acompaña el camino hacia su desarrollo.

 

Ventajas al mandarlo al jardín

Para el pequeño:

  • Relacionarse con otros niños de su misma edad.
  • Desarrollar habilidades sociales, necesarias para una buena integración.
  • Aprender a reconocer las distintas partes de su cuerpo.

Y para papá y mamá:

  • la posibilidad de desarrollar una actividad laboral.
  • El tiempo y el espacio para llevar a cabo actividades de recreación personal.

 

Cortesía Revista Mamá de Hogar

17 abril, 2011. Uncategorized. Deja un comentario.

Cuida tus dientes en el embarazo

Es muy común sufrir problemas con las encías y el esmalte de tus dientes durante el periodo gestacional  y aun en la lactancia, nuestras abuelas a las futuras mamás les decían “Cada hijo cuesta un diente”. En realidad  no es el embarazo en sí lo que estropea la dentadura, sino los cambios hormonales (hormonas llamadas prolactina y los estrógenos)  que se producen en tu cuerpo por este periodo, y esto hace q exista mayor placa bacteriana en la boca . Además, el riego sanguíneo aumenta en todo el cuerpo durante el embarazo, que puede causar hinchazón, sensibilidad y malestar en las encías.

Los cuidados que debes tener antes, durante y después del embarazo:

•    Si estas pensando en quedar embarazada, es importante que vayas al dentista para asegurarte de que tus dientes están en buenas condiciones.
•    Cepillarse los dientes como mínimo 2 veces al día (luego de los comidas principales) durante 5 minutos.
•    El cepillado debe realizarse con suavidad, para ello utilice cepillos de cerdas suaves. Si las encías se encuentra muy sensibles utilice pasta dental específica para encías sensibles y si le duelen, aplique un poco de hielo que te aliviará la molestia.
•    El hilo dental debe acompañar cada cepillado.
•    Evitar la ingestión de alimentos muy dulces elaborados con azúcar porque contribuyen a la gingivitis y a la formación de caries.
•    Opte por comer fruta fresca para satisfacer su deseo de comer algo dulce.
•    Mantenga una dieta adecuada  durante el embarazo que te aporten todas las vitaminas y minerales. También la lactancia materna beneficia al bebé, ya que mejora el desarrollo de los arcos dentarios y de los músculos del maxilar inferior, previniendo alteraciones en la oclusión dental.
•    Visitar al dentista u odontólogo de manera regular, lo ideal es hacerse un control apenas comienza el embarazo y programar un plan de tratamiento o cuidados preventivo.

Cuándo hablar con el profesional de la salud. 
Programe una cita dental de inmediato si:

•    Las encías le sangran mucho
•    Las encías le duelen
•    Tiene mal aliento que no desaparece
•    Pierde un diente
•    Tiene un bulto o crecimiento en la boca
•    Siente dolor en un diente

Dra. Ginna Paredes Quintero
ODONTOLOGIA INTEGRAL

Clínica Kennedy Alborada, Torre Norte Primer Piso, Consultorio # 102 , Teléfono:(593 – 4) 2 645346 Fax:(593 – 4) 2 276698 Celular:097 491300

23 diciembre, 2010. Etiquetas: , , , , . Uncategorized. Deja un comentario.

El regreso a la oficina

Al  volver al trabajo algunas mamitas se angustian pensando que no van a poder continuar dando pecho a sus bebés y que, por tanto, ellos no gozarán de todos los beneficios de la leche materna.

El contacto con tu bebito te ayuda a desarrollar el vínculo psico-afectivo que le permitirá tener una mayor seguridad emocional. Por ello, te recomendamos continuar la lactancia todo el tiempo que te sea posible. Si debes volver al trabajo porque tu licencia de maternidad acabó ¡no te preocupes! Existen productos que te ayudarán a mantener una lactancia exitosa. Te contamos sobre ellos.

Extractor de leche:

Te permite extraer la leche y almacenarla para un uso futuro. Un buen extractor de leche, manual o eléctrico, debe permitirte extraerla sin dolor y con facilidad. Ésta  cae directamente a un biberón de almacenamiento previamente esterilizado. Además, debe permitirte ajustar la fuerza y el ritmo de succión.  Busca el extractor que más se adapte a tus necesidades.

Biberón de almacenamiento:

Para guardar la leche sin que ésta pierda sus propiedades nutricionales, el biberón de almacenamiento es muy útil. Te permite tener la leche en el refrigerador hasta por 24 horas y en el congelador hasta por 3 semanas. Recuerda siempre poner la hora y la fecha de cada recolección en el envase y dar a tu bebé la que más tiempo lleve almacenada.

Chupón peristáltico:

Para poder continuar teniendo esos momentos especiales con tu bebé al llegar de la oficina, debes asegurarte de que podrás alternar pecho y biberón. Utiliza un chupón de silicona extra suave que, al igual que tu pezón, se estire hasta 5mm permitiendo el movimiento natural de su lengua también llamado “movimiento peristáltico”. Los chupones peristálticos de PIGEON están hechos con material de alta calidad y siguen procesos  muy rigurosos de control. Recuerda que el uso del biberón debe restringirse a tus periodos de ausencia.

Absorbentes de pecho:

A veces los pechos gotean y la leche produce mal olor, mancha la ropa y la humedad agrieta tus pezones. Para que no pases tiempo revisando si tuviste un “accidente”,  utiliza absorbentes de leche PIGEON que tienen gel que  la retiene en su interior dándote hasta 8 horas de protección. Además, el beneficio de tener doble cinta adhesiva que los mantiene fijos al brassier, evitándote tener que se muevan y tengas que reacomodarlos.

Sacaleche de emergencias:

Lo ideal sería que pudieras llevar un extractor de leche a la oficina si tuvieras un lugar donde almacenarla hasta que llegues a casa. Usa un sacaleche de cartera para aliviarte y evitar la mastitis, taponamiento de los conductos lácteos,  para  así poder continuar con una lactancia efectiva. Recuerda que la leche extraída con este sacaleche no debe ser ofrecida a tu bebé, pues está contaminada ya que entro en contacto con la pera de caucho. Deséchala.

19 agosto, 2010. Etiquetas: , . Uncategorized. 1 comentario.

Nacer en estos tiempos

Hace un par de semanas estuvimos sentados sobre las enormes raíces de un Matapalo Sergio (3 años), Emiliano (10 meses), Mi Papá (67 años) y yo (32). Sólo estar ahí, sentir esa presencia, era una experiencia maravillosa; no sólo para mi que tengo conciencia del valor que tiene ése árbol sino también para mi hijo que repetía detrás de su abuelo que era como “sentir un aire acondicionado” y disfrutaba el entorno con mucho entusiasmo.

Hoy cuando nacen los niños los padres nos enfrentamos, como en todos los tiempos, a una mezcla de emociones; ilusión, amor abrumador, entrega y también miedo, miedo de fallar en nuestra misión hacia la paz y felicidad de nuestros hijos en un mundo donde rondan la violencia y el egoísmo. Solo que ahora en el siglo XXI hay una preocupación adicional que seguro no tenían los papás hace 100 años, una tan básica como “¿Tendrá mi hijo aire puro para respirar?”, y la respuesta puede resultar sorprendente para los datos que nos entregan las noticias hoy en día, la respuesta será Sí.

Es cierto que hoy las cosas en el sentido ecológico pintan mal y que desastres como el derrame de crudo en Nuevo México nos hacen ver una falta de valoración hacia lo que es importante por parte de muchos, pero también es cierto que esta nueva generación esta dotada de algo que nosotros no tuvimos al nacer y que nos tocó cultivar ya de grandes, un sentido de responsabilidad y respeto ante la naturaleza y ante los demás que cada vez será mayor.

En este tiempo los niños nacen y crecen con una valoración mayor de su tierra, de su casa, de su entorno; eso los convertirá en personas agradecidas y comprometidas, en buenos ciudadanos, en buenos trabajadores y en buenos integrantes de familia. Cada vez más, dedicarán su tiempo y esfuerzo a su entorno y a su prójimo.

El mundo que les tocará vivir a los niños y bebés de hoy empieza con la educación que les demos y con nuestras acciones que a su vez servirán de consistente ejemplo. Como papás sólo nos queda actuar y sobre todo confiar con entusiasmo en ellos recordándoles lo que es verdaderamente importante para vivir plenos y felices en este mundo.

Segura de que haremos las cosas bien y nuestros hijos todavía mejor sólo les digo a Sergio, Emiliano y a todos los bebés: Suerte! Bienvenidos a un mundo donde tenemos todo lo que necesitamos para vivir bien.

Andrea Rendón de Flores

12 agosto, 2010. Uncategorized. Deja un comentario.

Nacer en estos tiempos

Vaya aventura la que se nos propone!…o debería decir mejor, VAYA! QUE AVENTURA LE PROPONEMOS A NUESTROS HIJOS!  A los que ya están aquí, a los que estén por venir: NACER EN ESTOS TIEMPOS!

Resulta que para ese bebé todo será tan nuevo, que nos corresponde a los padres hacer que ese “TIEMPO”, que sólo podrán comparar con referencias de sus mayores, sea para ellos el MEJOR.  Ya con el paso de los años verán nuevos progresos y crecerán con los adelantos de la técnica y seguro nos superarán en algunos aspectos.  Nos toca entonces darles bases sólidas para la vida, una educación en valores y una dirección; normas claras, acostumbrarlos a un orden mínimo que les dé sobre todo seguridad.  Imaginemos a un joven que toma el auto de sus padres y sale a una autopista de 10 carriles llena de desvíos y pasos a desnivel, quiere llegar un sitio que no conoce y que además no sabe bien donde queda, y de remate apenas sabe operar el vehículo; demás está decir que tampoco conoce las leyes de tránsito.  De llegar con vida, habrá sido el trayecto más estresante, lleno de inseguridades y limitaciones para reaccionar…Pues bien, la vida es ni más ni menos esa autopista EN ESTOS TIEMPOS, Y EN LOS QUE ESTÁN POR VENIR.

Ya sabemos a qué están expuestos; hoy como antes las drogas, el alcohol y la pornografía (sólo por citar unos cuantos peligros) siguen ahí;  lo que los daña se presenta como “diversión” y una moral torcida es ahora “lo nuevo” que todos debemos aceptar…pues no! Mucho cuidado con eso. Nacer en estos tiempos, es entonces no sólo el primer momento de un bebé, debe ser además una ALARMA para los padres.

Les daremos entonces a nuestros hijos todas las herramientas, conocimientos y guías para su futuro; empezando desde el primer día, no desde su nacimiento, sino desde que sabemos que está en camino, ahí empieza a crearse el vínculo.  Un vínculo que tiene que ver con lo afectivo y no con lo material. Un reto más para los padres!

Pensar que mientras más juguetes, videojuegos o computadoras les demos, más felices van a ser es un error. Quizás por un momento la pasen bien, después se incrementan las exigencias no por su naturaleza, sino por aquello a lo que los hemos acostumbrado, y cuando no podamos cumplir esas exigencias habrá desilusiones por un lado y angustias por otro.  Los niños en esencia son simplicidad y sencillez.  Alguien se acuerda cómo jugaba y se divertía cuando era niño? Acaso no era posible “inventar” un juego o los mismos “juguetes”.  Incentivemos su creatividad, enseñémosle a hacerlo y compartamos con ellos cuanto momento sea posible.

Que no nos veamos obligados a “dividir” nuestro tiempo, “multipliquémoslo” mejor, no será fácil pero si gratificante, porque no tendremos excusas y les habremos dado momentos que recordarán para siempre.

Pedro Angel Jiménez

3 agosto, 2010. Etiquetas: , , . Uncategorized. 1 comentario.

Nacer en estos tiempos

Desde hace algún tiempo Ma. Susana, mi gran amiga, me ha involucrado en este gran proyecto que ella realiza que es la Expo Mamá Bebé, en realidad ella siempre se esfuerza por ayudar y mas allá de eso enseñar y educar.

Cada año esta feria se identifica con una campaña que va de la mano de la premisa de donde nace la idea de realizarla: LA FAMILIA, su importancia, su formación, sus integrantes y el papel que desempeñan dentro de esta gran empresa. Pero… estamos listos para realizarla? Está uno preparado para afrontar todas las responsabilidades  que conlleva formar una familia?  Me pregunto esto porque el tema de la feria este año es “NACER EN ESTOS TIEMPOS”  y antes de tomar la decisión de tener bebes, uno debe pensar y en pareja comenzar a planificar como, cuando, donde y sobretodo cuantos hijos tener.

Listo!! La decisión esa tomada y en pareja nos embarcamos en esta maravillosa aventura de tener hijos. OJO a veces llegan sin avisar!!! De igual manera es maravilloso traer a este mundo un ser completo, perfecto, un ángel.

Decir que nacer en estos tiempos es complicado, no me parece verdaderamente justo, más bien se puede decir que toda época es complicada, peligrosa y desconocida. Que en estos tiempos se ve mas violencia… pues tampoco lo creo, pienso que todas las épocas son violentas, solo que ahora hay una cobertura de los medios de prensa impresionante, no hay noticia que se escape y que no vuele en velocidad de segundos alrededor del mundo gracias al internet.

Uno como padre debe estar consiente que nuestros hijos son igual de vulnerables que nosotros!!!! Es la necesidad de tenerlos bajo nuestra ala y protección lo que nos hace vivir con el corazón en la garganta, es verdad!!! Me da un poco de risa  darme cuenta que estoy igualita a mi mama… y saben que?  Doy gracias a Dios por eso, porque conté con su ejemplo y enseñanzas que ahora trato de transmitírselas a mis hijos día a día….Es dificil, es duro, es desesperante, claro que lo es!!! Nadie nos enseñó a ser padres, pero créanme que no hay malgenio, malestar ni dolor que desaparezca por completo con una sonrisa de nuestros hijos.

La vida no es siempre bella, pero nuestros hijos nos permiten cambiar el lente con el que la vemos, es difícil el tiempo en el que vivimos, es por eso que desde chicos a los niños que nacieron en esta época (o los que están por nacer) hay que fomentarles principios, modales y valores. Y la única manera de lograr abrir ese canal y edificar un puente permanente de conexión entre nuestros hijos y nosotros es  muy sencillo, pero muchas veces imposible de conseguir que es la COMUNICACIÓN,, solo hablando los niños sabrán los peligros y los cuidados que deben tener y así mismo despejar cualquier duda que tengan de esta tan “apurada” epoca.

La vida pasa muy rápido, los días no alcanzan y cuando menos te das cuenta tus hijos estan grandes, cada vez mas  independientes y pasamos de ser de protagonistas a espectadores, cruzando los dedos para que todo les vaya bien y que esta época no les lleve la delantera, sino que vayan a la par…

Siempre pienso que cada etapa  de la vida es maravillosa, y cada época tiene su encanto… Hay que saber crear lindos momentos AHORA , para que manaña sean bellos RECUERDOS. No hay nada mas maravilloso que formar una familia y mas aún que el mundo entero se de cuenta de ello,  y digo el mundo porque gracias ese internet que nos informa de las desgracias del dia a dia, tambien sirve para unir familias y presentarle al mundo ese nuevo integrante  a solo pocos minutos de haber nacido.

Esta época es dura, pero igual no deja de ser bella para nuestros hijos si nos lo proponemos!!!.

Pierina Uribe

22 julio, 2010. Etiquetas: , , . Uncategorized. 3 comentarios.

¡Juega con tu bebé!

Cuantas veces te habrá preguntado: ¿A qué puedo jugar con mi bebito? Muy simple: los juegos y tradicionales que te enseñaron tus abuelos son la mejor opción.

El mundo en un lugar fascinante para tu bebé. Es mucho lo que quiere aprender y descubrir, y su principal forma de explorarlo es mirando y tocando todo lo que tiene a su alcance. Sus primeros juegos no se hacen esperar demasiado. Los encontramos en las primeras sonrisas que intercambia con mamá. De ahí en más, se van incrementando hasta ocupar buena parte de su vida.

Los bebés, ¿Juegan?

¡Claro que sí! Son tan chiquitos que es difícil imaginarlos. Sucede que los adultos pensamos e los juegos como actividades más complejas de las que puede realizar un bebé. Pero en realidad, los juegos acompañan los avances y descubrimientos de los pequeños desde su más temprana infancia. Son en principio sencillos y luego más complejos, pero esenciales para un crecimiento sano.

Y aunque no te hayas dado cuenta, seguramente juegas con tu bebé mucho más de lo que te imaginas. Es que para él, la mayoría de las actividades son juegos.

Cómo tienen que ser los juegos

Si bien al principio tu bebé pasa muchas horas durmiendo, cuando está despierto tiene otras necesidades además de la alimentación. Precisa del contacto con sus papás, de las caricias y los mimos. Y en esta etapa de su vida, el juego incluye  mucho contacto corporal. Mecerlo en los brazos al compás de rítmicas canciones suele calmarlo instantáneamente cuando está llorando. Y esta actividad es, en sí misma, un juego. Además le permita reanudar el contacto que mantenía contigo cuando estaba en tu panza y le catabas y le hablabas, o le hacías escuchar música suave.

Es preciso que el juego lo calme y lo conecte con el mundo externo. No es conveniente llenarlo de excitación con ruidos fuertes o luces estridentes, porque lejos de estimularlo terminará irritándolo, a punto tal que luego será muy difícil tranquilizarlo.

Cuando juegue con tu bebé, ten presente que él va desarrollándose con un ritmo propio que hay que respetar. No debes exigirle respuestas que – por su madurez – aún no pueden dar, ni insistir cuando no está preparado, porque eso solo lo desanimará y le hará perder interés. Deberán ser, entonces, juegos simples, adecuados a su desarrollo madurativo. A diferencia de los adultos, a quienes los juegos reiterativos nos aburren, a tu bebito le divierten especialmente que repitas una y otra vez lo mismo. De esa manera, puede adelantarse a lo que pasará, identificando claramente los distintos juegos.

Los juegos de los abuelos versus la tecnología

Hay juegos que han quedado definitivamente asociados a los abuelos. Por eso, muchos papás los repiten como parte de la tradición familiar. Esos antiguos juegos tienen un porqué, y no hay tecnología que pueda reemplazarlos.

En el recuadro ‘Los juegos tradicionales’ traemos a tu memoria algunos de los juegos de antaño, que tanto divierten a todos los bebés. Elije los que te gusten. Agrégale otros que conozcas. Pero recuerda que lo más importante es que tú también disfrutes mientras juegas, porque esa es la clave del éxito. Ninguna estimulación será del todo efectiva si no se hace con amor y alegría.

Los juegos tradicionales

Acá estoy /Cu-cú

Como se juega: Esconde tu cara detrás de tus manos. Luego ábrelas mostrando tu rostro sonriente, mientras le dices: “¡acá estoy!”  o “¡cu-cú!”

Variante: con una mantita cubre tu cabeza y la suya en forma alternada. Alrededor de los 9 meses. Va a ver cómo la quita de su cabecita y de la tuya, mientras se ríe al volver a hacer contacto visual contigo. Esto es posible porque  ya puede darse cuenta de que debajo de la manta estás tú.

Consejito: Aprovecha el momento en que lo vistes. Muchos bebés se fastidian cuando al vestirlos les pasan la ropa por la cabeza. Este juego puede resultar de mucha ayuda. Usa primera su propia ropa para cubrirle la cabecita, y luego pásale la ropita por la cabeza.

Qué estimula: Tu bebé se divierte con la sola repetición del juego. Le gusta ver los movimientos de apertura y cierre de tus manos. Pero sobre todo, le divierte la expresión sonriente de tu rostro cuando reaparece.

Junto con la diversión y la risa, lo incentivas a reconocer y diferenciar las emociones que se expresan con el rostro. También a ir elaborando la angustia de separación que atravesará entre los 6 y los 8 meses, cuando se dé cuenta de que te vas.

La variante de usar la mantita estimula, además, el control motriz.

Tortitas de …

Cómo se juega: Al compás de la rima, aplaude con las palmas de tus manos. Primero hazlo tú, y luego ayúdalo a que aplauda con sus manitos.

Qué estimula: La coordinación motriz; para poder lograrlo solito, deberá coordinar la vista y el movimiento de sus manos, que le permitirán golpear una con la otra. Esto recién podrá hacerlo cerca del año.

Ico caballito

Cómo se juega: Sobre tus rodillas y tomándolo por sus brazos para sujetarlo bien, juega a que está sobre un caballito. Al compás del canto “al paso”, muévelo suavemente hacia un costado y hacia el otro. Después, cántale “al trote”, mueve sus rodillas en forma alternada y suave. Finalmente cántale “al golpe”, y eleva tus rodillas juntas varias veces.

Qué estimula: Su capacidad para mantenerse erguido. Pero sobre todo, su comprensión del lenguaje. A medida que lo juegue con frecuencia, podrá anticiparse a la palabra que le cantas y sabrá que pasa después.

Aserrín, aserrán

Cómo se juega: Sosteniéndolo sobre tus rodillas y sujetándolo por sus brazos, acompáñalo suavemente a que su espalda  caiga sobre tus piernas. Luego tráelo nuevamente hacia adelante, al ritmo de la canción.

Qué estimula: El fortalecimiento de los músculos del cuello, los hombros y la espalda.

Es importante que juegues con tu bebé porque…

  • Le enseña a divertirse y estimula su risa.
  • Construye vínculos afectivos estrechos.
  • Lo divierte cuando está aburrido.
  • Lo ayuda a dominar su cuerpo y su mundo externo.
  • Le permite alcanzar el dominio y el control de los objetos.
  • Le enseña nuevas habilidades.
  • Lo ayuda a interiorizar nociones de tiempo y espacio.
  • Le permite aprender a dominar su mundo interno, ya sea por medio del alivio de sus ansiedades como del control de sus temores.
  • Estimula su desarrollo cognitivo.

Facilita el proceso de transición  de la dependencia a la independencia.

Cortesía Revista Mamá de Hogar

7 julio, 2010. Etiquetas: , , . Uncategorized. Deja un comentario.

Mitos y creencias en la dulce espera (el embarazo)

Si eres de las que creen  que una embarazada tiene que comer por dos, o que los antojos insatisfechos dejan manchas en la piel, debes saber que estos son solo mitos, que, como tales, poco o nada tienen de cierto.
Aquí los desenmascaramos.

¿Quién no escucho alguna vez de la boca de tías, abuelas o vecinas que el sexo del bebé depende de la forma de la panza? O que una embarazada tiene que comer por dos. O que si la mamá tiene antojo de frutillas y no las consigue, el nene va a nacer con una mancha roja. Parecería que la maternidad es particularmente inspiradora a la hora de crear mitos.
Llegó el momento de conocer la verdad.

La embarazada tiene que comer por dos
La alimentación de la embarazada es uno de los temas sobre los que todo el mundo opina. El problema radica en que muchas veces las opiniones son contradictorias. Por un lado, tías y abuelas quieren alimentar a toda costa a la futura mamá porque, según ellas, ahora tiene que comer por dos. Por el otro, el médico aconseja cuidar el peso a rajatabla y llevar una dieta equilibrada.
Es verdad que durante la gestación se requiere un breve incremento calórico y una alimentación que provea los nutrientes básicos para el correcto desarrollo del bebé. Pero eso no significa que haya que comer por dos. En tal caso, lo que se debe hacer es comer mejor. Duplicar las raciones de comida no solo lo no garantiza que la mamá esté recibiendo todos los nutrientes, sino que además se traducirá inevitablemente en un incremento innecesario de peso que podría ocasionar problemas, como hipertensión arterial, diabetes y aumento del tejido graso, entre otros, sin olvidar esos kilitos que tanto costará bajar después de que el niño haya nacido.

Si no se satisface en un antojo, el bebé nacerá con una mancha
El 10 por ciento de los bebés nace con manchas en la piel. Se trata de los denominados angiomas, que habitualmente desaparecen después de un tiempo y que obedecen a alteraciones de los vasos sanguíneos. Son congénitos, y nada tienen que ver con esa frutilla que la mamá no comió durante el embarazo.

Si la mamá se cruza de piernas, puede provocar una circular de condón
Cerca del 40 por ciento de los niños nace con una circular de cordón. Sin embargo, en la mayoría de los casos esto no causa problemas ni pone en riesgo la vida del bebé.
Esta frecuencia tan elevada se debe a que el cordón umbilical es bastante largo (aproximadamente 80 cm), y como el pequeño está en constante movimiento, a veces se enreda (en ocasiones en forma de banderola, otras debajo de un brazo o alrededor de la cabecita).
Son pocas las situaciones en las que una circular de cordón puede ocasionar sufrimiento fetal, hecho que puede detectarse durante los monitoreos que se practican antes y durante el parto.
De todas maneras, como el chiquito se encuentra adentro del útero, en nada puede afectarlo que su mamá se cruce de piernas.
El pelo del bebé provoca acidez
La acidez es un síntoma clásico de la gestación. Y como suele aparecer alrededor de la semana 30, momento en que por casualidad comienza a formarse el pelito del bebé, vulgarmente suele adjudicársele a la cabellera de la criatura. Sin embargo, se trata de una mera coincidencia: el niño está dentro del útero,  totalmente aislado del estómago y del esófago.
El origen de la acidez es otro. La presión del útero sobre el estómago hace que el jugo gástrico (ahora en mayor cantidad) ascienda por el esófago y cause esa desagradable sensación.

Cada embarazo cuesta un diente
Aun en la actualidad son muchas las mujeres que creen que su hijo absorberá el calcio de su dentadura. Eso no es así. El calcio que el bebé necesita será provisto por la dieta de su madre, no por sus dientes.

Panza redonda igual nena, panza puntuda igual varón
Este es, quizás, uno de los mitos más arraigados entre quienes con solo mirar la panza vaticinan, con absoluta convicción, el sexo de la criatura.
En realidad, la forma de la panza depende básicamente de dos factores. Por un lado, la posición del bebé. Si a las 30 semanas ya se encuentra cabeza abajo, con su espalda apoyada contra el vientre materno, este adoptará una forma más puntiaguda. En cambio, cuando el chiquito está recostado, con la cabeza hacia un lado y los pies hacia el otro lado (posición transversa), la panza luce más redonda y ancha.
El otro factor determinante es el cuerpo de la mamá: si es más bien gordita, la panza será más abarcativa y redondeada.  A la inversa, si es delgada, su pancita será más acotada.

Si la mamá está linda, es un varón; si está fea, una nena
Otro viejo mito, que nada tiene de cierto. Es verdad que hacia el final de la gestación muchas mamás suelen tener la cara algo hinchada, sobre todo por la mañana. Sucede que alrededor de las 30 semanas, debido al peso del útero, se producen edemas por acumulación de líquidos en los pies y en las piernas. Por la noche, al acostarse, ese líquido se distribuye en el resto del cuerpo, de manera que es común levantarse con las manos y el rostro hinchado (especialmente los labios). Después,  a medida que pasan las horas, el edema va descendiendo nuevamente hacia los miembros inferiores.
También es cierto que pueden aparecer manchas en la cara (melasma), porque el aumento de la progesterona y de los estrógenos favorece una mayor pigmentación de la piel, hecho de que se hace evidente en la línea vertical que se forma debajo del ombligo y en el oscurecimiento de las areolas.
De todas maneras, eso no significa que la mujer esté fea ni mucho menos. Es más: toda futura mamá tiene una belleza especial y un brillo particular en sus ojos, porque está atravesando la mejor etapa de su vida.

Las fases de la luna determinan el sexo
El sexo del bebé depende del espermatozoide que fecundó al  óvulo, no de la luna. Los espermatozoides pueden llevar un cromosoma X (femenino) o bien cromosoma Y (masculino), mientras que los óvulos siempre aportan un cromosoma X. Si el espermatozoide que penetró en el óvulo tiene un cromosoma X nacerá una niña, si lleva un cromosoma Y, será un varoncito.

Las embarazadas tienen más olfato
Muchas embarazadas – en especial durante el primer trimestre – aseguran que ese plato que solían devorar sin problema ahora “les da asco”, o que no soportan tal o cual olor que antes ni siquiera registraban.
Sucede que debido a los cambios hormonales típicos de este periodo, la mujer se encuentra más sensible en todos los aspectos. En cuanto a esta  particular supremacía del olfato, probablemente obedezca a qué hora está más pendiente de los olores.

Cortesía Revista Mamá de Hogar

30 junio, 2010. Etiquetas: , , . Uncategorized. 2 comentarios.

10 dudas típicas después de la cesárea

De urgencia o programada, una operación de este tipo trae consigo inquietudes e interrogantes comunes a todas las mamás.

1.- ¿Podré levantarme de la cama enseguida?
Después del parto, sea vaginal o por cesárea, cuanto antes te levantes, mejor. Esto no quiere decir que debes andar caminando por la maternidad todo el tiempo, sino que es conveniente que te levantes, por ejemplo, para ir al baño o para trasladarse hasta el sillón de la habitación.

La cesárea no es un procedimiento invalidante. Quedarse mucho tiempo inmóvil en cama, puede inclusive acarrear complicaciones, como trombosis venosa en la pelvis o en los miembros inferiores.

Una vez que el efecto de la anestesia haya cedido y te hayan colocado la faja, es conveniente que te levantes, con la ayuda de una enfermera, y vayas al baño a orinar. Así, evitarás que la vejiga llena comprima el útero y provoque dolor.

2.- ¿Tendré que hacer alguna dieta especial?
Después de la cesárea, el intestino queda paralizado (íleo posquirúrgico) durante 12 a 24 horas. Comer favorece la pronta recuperación de los movimientos peristálticos, así como la eliminación de gases, lo que ayuda a normalizar la función intestinal. Inclusive, las madres que se alimentan precozmente sienten menos dolor y consumen analgésicos.

No obstante, algunos obstetras sugieren no comer hasta que el intestino haya recobrado su movilidad, aunque lo cierto es que no existe fundamento científico que avale esta indicación.

En cuanto a los líquidos, pueden ingerirse enseguida.

3.- ¿es verdad que después de la cesárea no conviene hablar?
Cuánto de verdad y cuánto de mito hay en esta indicación, que aún no está del todo clara, pero surge de que cuando se habla, se traga aire; y como después de la cesárea, el intestino se encuentra paralizado, el abdomen podría llenarse de gases, lo que aumentaría las molestias posoperatorias.

Lo cierto es que, en la práctica, esta afirmación podría considerarse equivocada, ya que también quien más habla, más estimula el intestino, y más precozmente iniciará los movimientos peristálticos y la evacuación de gases.

No hay necesidad de permanecer literalmente muda. De hecho, la mayoría de las mujeres suele hablar (¡y cómo!) con las visitas sin sufrir ninguna consecuencia. Pero cuanto menos lo hagas, mejor.

4.- ¿Cuándo me podré bañar?
Podrás bañarte apenas te sientas bien y, por supuesto, cuando estés en condiciones de permanecer parada. Lo ideal es tomar una ducha rápida. Conviene que cuando te duches, no estés sola en la habitación, por que el calor y los vapores del baño podrían provocarte una hipotensión y, si eso sucede, es importante tener a quién recurrir.

Una curiosidad: para la mayoría de las mujeres, bañarse tiene un valor simbólico. Después de hacerlo, sienten que la operación ha quedado atrás.

5.- ¿Qué cuidados requiere la cicatriz?
La cicatriz de la cesárea no requiere prácticamente ningún cuidado, ya que las infecciones de la herida no se adquieren después, sino durante el procedimiento.

Sin embargo, en algunas maternidades se acostumbra a cubrir la zona de la herida quirúrgica con un adhesivo impermeable durante aproximadamente una semana. Hasta que se quitan los puntos, medida que resulta muy cómoda, ya que aísla completamente la herida del medio externo.

6.- ¿Y los puntos?, ¿se caen solos o los saca el obstetra?
Los puntos los saca el médico o una enfermera, entre 7 y 10 días después de la operación cesárea.

7.- ¿Podré tener a mi bebé conmigo?
Ciertas  instituciones y algunos obstetras prefieren que la mamá permanezca en la habitación sin el bebé, a fin de lograr una mejor recuperación después del procedimiento. Sin embargo, los beneficios de esta conducta son muy dudosos, puesto que lo ideal es estimular el contacto madre-hijo en forma temprana, así como una inmediata puesta al pecho.

8.- ¿Podré ocuparme de mi hijo?
Al salir del quirófano o de la sala de partos, la mujer es trasladada a la habitación junto con el bebé y puede (y debe) ocuparse de él del mismo modo que si el parto hubiese sido vaginal. Sin embargo, es probable que el primer día necesite un poco de ayuda para levantarlo.

9.- ¿Podré amamantarlo enseguida?
Se ha discutido mucho sobre se la leche baja más tardíamente después de una operación cesárea, pero no hay evidencias concretas al respecto. Puedes amamantar s tu hijo en forma inmediata. A Además de ser la mejor manera de alimentar al bebé, la lactancia resulta beneficiosa durante el postrado, porque ayuda a mantener el útero retraído.

10.- ¿Qué cuidado deberé tener cuando me vaya a casa? ¿Necesitaré ayuda para realizar las tareas hogareñas?
Después de la intervención, la mujer puede hacer lo que quiera, siempre y cuando sea moderada. En este sentido, hoy en día no existen prácticamente diferencias entre los ciudadanos posteriores a una cesárea y a un parto vaginal.

No obstante, si bien no hay inconvenientes para realizar la mayoría de las actividades habituales, lo más razonable es evitar los esfuerzos desmedidos.

Trata de hacer lo que pueda, pero tranquila, sin exigirte demasiado.

Cortesía Revista Mamá de Hogar

20 junio, 2010. Etiquetas: , , , . Uncategorized. Deja un comentario.

Nuestro hijo es diferente

La llegada de un bebé con una discapacidad impacta y entristece a los padres. Pero con la orientación adecuada, es posible manejar el desconcierto y sacar adelante a ese niño especial.

Cuando recibimos la maravillosa noticia de que vamos a ser padres, nos creamos un sinfín de expectativas relacionadas a cómo será nuestro bebé. Sentimos algunas ansiedades y temores al pensar que nuestro hijo pudiera nacer con algún tipo de problema, pero cuando estos miedos son confirmados por el médico, el impacto que experimenta la familia genera un estado de conmoción que altera la dinámica del hogar, los planes, etc.

El nacimiento de un hijo de algún tipo de discapacidad nos ubica frente a una situación inesperada y difícil de manejar, la cual provoca un entramado de sentimientos: impotencia, angustia, frustración, rabia y desconcierto, entre otros.

El dolor es tan intenso y, en muchos casos, destructivo. Luego entramos en un proceso de negación y de no aceptación, propias del duelo a elaborar por el nacimiento de un hijo especial.

Emergen sentimientos encontrados: por  un lado, el deseo de atender y proteger al niño; por otro lado, el rechazo inconsciente por su limitación, que es percibido por el bebé, quien a su vez, en ocasiones, rechaza el pecho materno. El mundo interno psíquico de los padres se sacude intensamente al constatar que todas sus expectativas en relación a su hijo se vienen abajo, generándose en ambos papás reacciones contrarias a las esperadas de aceptación y protección, e impidiendo una activa adaptación necesaria a la realidad.

La dinámica familiar

La llegada de un niño especial genera una crisis en el sistema familiar, en la que todos sus miembros se ven afectados, así como también en la dinámica relacional. Se rompe el equilibrio familiar, volviéndose imprescindible una reestructuración en cuanto a  roles para permitir la adaptación de todos los miembros a un nuevo estilo de vida. Si hay otros hijos, ellos empiezan a percibir sentimientos de abandono por la dedicación de sus padres hacia el nuevo miembro, lo que puede ocasionar bajo rendimiento escolar y trastornos en la conducta, entre otros. La esfera sexual de la pareja también se ve afectada, ya que, por algún tiempo, está presente el fantasma de que el próximo hijo no será normal, lo que en ocasiones, cierra la posibilidad de que la familia siga creciendo.

Crisis y oportunidad

En general, la familia debe instruirse acerca de la discapacidad del pequeño, pues será de mucha ayuda informarse y contactarse con todas aquellas instituciones que  proveen la ayuda y los recursos necesarios, para poner en marcha los tratamientos adecuados dentro de nuestras posibilidades. Es importante contar con los profesionales idóneos que estén abiertos a informar, orientar y capacitar a la familia en cuanto al manejo de la situación; así, se promoverá la rápida adaptación del núcleo familiar a esta nueva etapa, influyendo positivamente en el desarrollo integral del niño.

Los primeros años del niño son cruciales (en cuanto  a tiempo), ya que mientras más rápido se detecten los problemas y trastornos del pequeño, más pronto se irán desarrollando las herramientas necesarias que  le permitan desenvolverse lo mejor posible en su entorno.

Conocer los programas de atención para el niño e incluir desde muy corta edad hará que desarrolle al máximo sus habilidades. Establecer un contar con una red de ayuda familiar generará en los padres la contención necesaria, aumentando su seguridad.

El primer impacto que siente la familia se va atenuando con el paso del tiempo, y la convivencia con un niño especial nos lleva a plantearnos inquietudes que no hubiéramos pensado antes del suceso; por ejemplo: ¿Hasta qué punto la sociedad permitirá a este ser  especial desenvolverse satisfactoriamente? Si faltamos, ¿podrá nuestro hijo salir adelante? ¿Hasta dónde la familia extensa estará dispuesta a  comprometerse para lograr este fin?

Sin embargo, la ternura e inocencia de estos pequeños aporta al sistema familiar la oportunidad de reconectarnos con muchos sentimientos que, por el trajín cotidiano, hemos ido dejando de lado: nos llevan a reafirmarnos en nuestros valores y a replantear la escala de prioridades que teníamos establecida hasta aquel momento; nos hacen mejores personas, sacan lo mejor  de nuestra esencia y nos recuerdan que nada es más importante que el milagro de la vida.

Cortesía Revista Mamá de Hogar

12 junio, 2010. Etiquetas: , , . Uncategorized. Deja un comentario.

Página siguiente »