Nacer en estos tiempos

Vaya aventura la que se nos propone!…o debería decir mejor, VAYA! QUE AVENTURA LE PROPONEMOS A NUESTROS HIJOS!  A los que ya están aquí, a los que estén por venir: NACER EN ESTOS TIEMPOS!

Resulta que para ese bebé todo será tan nuevo, que nos corresponde a los padres hacer que ese “TIEMPO”, que sólo podrán comparar con referencias de sus mayores, sea para ellos el MEJOR.  Ya con el paso de los años verán nuevos progresos y crecerán con los adelantos de la técnica y seguro nos superarán en algunos aspectos.  Nos toca entonces darles bases sólidas para la vida, una educación en valores y una dirección; normas claras, acostumbrarlos a un orden mínimo que les dé sobre todo seguridad.  Imaginemos a un joven que toma el auto de sus padres y sale a una autopista de 10 carriles llena de desvíos y pasos a desnivel, quiere llegar un sitio que no conoce y que además no sabe bien donde queda, y de remate apenas sabe operar el vehículo; demás está decir que tampoco conoce las leyes de tránsito.  De llegar con vida, habrá sido el trayecto más estresante, lleno de inseguridades y limitaciones para reaccionar…Pues bien, la vida es ni más ni menos esa autopista EN ESTOS TIEMPOS, Y EN LOS QUE ESTÁN POR VENIR.

Ya sabemos a qué están expuestos; hoy como antes las drogas, el alcohol y la pornografía (sólo por citar unos cuantos peligros) siguen ahí;  lo que los daña se presenta como “diversión” y una moral torcida es ahora “lo nuevo” que todos debemos aceptar…pues no! Mucho cuidado con eso. Nacer en estos tiempos, es entonces no sólo el primer momento de un bebé, debe ser además una ALARMA para los padres.

Les daremos entonces a nuestros hijos todas las herramientas, conocimientos y guías para su futuro; empezando desde el primer día, no desde su nacimiento, sino desde que sabemos que está en camino, ahí empieza a crearse el vínculo.  Un vínculo que tiene que ver con lo afectivo y no con lo material. Un reto más para los padres!

Pensar que mientras más juguetes, videojuegos o computadoras les demos, más felices van a ser es un error. Quizás por un momento la pasen bien, después se incrementan las exigencias no por su naturaleza, sino por aquello a lo que los hemos acostumbrado, y cuando no podamos cumplir esas exigencias habrá desilusiones por un lado y angustias por otro.  Los niños en esencia son simplicidad y sencillez.  Alguien se acuerda cómo jugaba y se divertía cuando era niño? Acaso no era posible “inventar” un juego o los mismos “juguetes”.  Incentivemos su creatividad, enseñémosle a hacerlo y compartamos con ellos cuanto momento sea posible.

Que no nos veamos obligados a “dividir” nuestro tiempo, “multipliquémoslo” mejor, no será fácil pero si gratificante, porque no tendremos excusas y les habremos dado momentos que recordarán para siempre.

Pedro Angel Jiménez

3 agosto, 2010. Etiquetas: , , . Uncategorized.

One Comment

  1. Carlos Stowhas replied:

    Estimado Pedro,
    Estoy muy de acuerdo con tus palabras, sobretodo me quiero detener en el aspecto de estimular hacia la creatividad, pocos juguetes y mucha creatividad, imaginación…..
    Saludos y sigue escribiendo!!
    CS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: