Empieza el jardín… ¿Sabrán cuidarlo como yo?

Porque las mamás trabajan, estudian, y a  veces las 2 cosas, los niños comienzan a ir al jardín maternal a edades cada vez más tempranas. Es así como desde los 2 ó 3 años empiezan a familiarizarse con la vida escolar. Y la verdad es que no se trata de un acontecimiento sin importancia, o de un mero escalón en el crecimiento. El ingreso al jardín representa para el pequeño una de las experiencias más significativas de separación de sus papás, y de acceso a la vida social. Por lo tanto, moviliza emociones en padres e hijos, y requiere de un proceso de adaptación por parte de todos.

¿Lo cuidarán bien?

Ya atravesaste, victoriosa, las primeras separaciones de tu hijo. Desde las más chiquitas, como dejar de bañarte a las apuradas, pasarlo a dormir a su cuarto o ir a la peluquería sola, hasta otras más audaces, como volver a trabajar o salir una noche a cenar con tu esposo.

Pero inscribirlo en el jardín es otra cosa. Porque no solo representa una separación, sino que, en muchos casos, despierta temor a lo nuevo.

¿Lo cuidarán bien? ¿Me extrañará? ¿Cómo me va a decir si no le gusta o si la pasa mal? Si trabajas afuera, te habrás hecho las mismas preguntas cuando terminó la licencia y tuviste que elegir a la persona que se hiciera cargo de tu tesoro. Pero si eres mamá y ama de casa, este será el primer gran alejamiento. En cualquiera de los 2 casos se trata de una cambio. Y siempre que algo cambia, lleva un tiempo adaptarse.

Todavía no habla

Cuando el nene es muy chiquito, uno de los típicos temores de papá y mamá es no enterarse si le pasa algo. En este sentido, no hay que olvidar que las palabras no son la única forma de comunicarse. Los niños hablan con actitudes, con gestos y con estados de ánimo.

A algunos les cuesta un poquito más, y lloran a la entrada o se resisten a quedarse. No se trata de que no les guste ir al colegio. Lo que ocurre es que no quieren alejarse de mamá, o dejar su casa y sus juguetes. Pero, por lo general, después del periodo de adaptación, los pequeños suelen ir al jardín con agrado y entusiasmo.

Está raro…

Que llore o proteste un poco es normal. Ya se va a acostumbrar. Pero si en forma  reiterada vuelve del jardín llorando o notas algo que te llama la atención, tienes que averiguar el motivo. Pide una entrevista con la maestra y pregúntale a qué puede deberse que salga de la escuela afligido, o que esté “raro”.

No te alarmes. Las causas que motivan cambios en la conducta pueden ser muy variadas. Pero el colegio debe ofrecerte apoyo, y un espacio donde pensar juntos qué cosas angustian a tu hijo.

No te dejes vencer

Tomaste todos los recaudos. Seguiste las recomendaciones al pie de la letra. Búscate y búscate, hasta encontrar el jardín más apropiado. Tiene las mejores referencias acerca de la escuela donde lo vas a mandar. Sin embargo, aún sientes miedo. Es natural los temores no desaparecen de un día para el otro, como por arte de magia. Pero eso no quiere decir que te dejes vencer. Si tomaste la decisión en forma razonada y en conjunto con tu esposo, no des marcha atrás. Cuando conozcas mejor el colegio y a las maestras que cuidarán a tu nene, vas a recuperar la tranquilidad.

Es cuela de vida

El ingreso temprano a la vida escolar y social proporciona una serie de adquisiciones, que van aumentando a medida que el niño crece.

  • Mayor sensación de seguridad.
  • Mejor dominio de si mismo.
  • Incentivo para compartir.
  • Empatía (atender los deseos y necesidades de los demás).
  • Tolerancia a la espera y a la frustración.

 

Lo veo distinto

Presta atención a estos síntomas, y averigua en  el jardín a qué pueden obedecer:

  • Cambios en el estado de ánimo, como irritabilidad o llanto injustificado.
  • Cambios en el comportamiento: está más inquieto, o manifiesta conductas agresivas que antes no tenía.
  • Trastornos del sueño
  • Trastornos en la alimentación.

 

Tips para tener en cuenta

Para evitar que el ingreso al jardín se convierta en una experiencia traumática:

  • Confía en la escuela y en la manera que cuidarán a tu hijo.
  • Llévalo varias veces al colegio antes de que empiecen las clases, para que se familiarice con el lugar.
  • Explícale que en el jardín conocerá amiguitos, jugará y aprenderá cosas nuevas e interesantes.
  • Destaca los aspectos divertidos de todo lo que hará. Eso incentivará sus ganas y su curiosidad.
  • Durante los primeros tiempos y hasta que él se sienta seguro, retíralo del colegio tu misma. Cuando sepa con certeza que no lo vas a abandonar, podrás hacer otros arreglos para ir a buscarlo.
  • No le digas ni en chiste frases como: “mamá se quedó solita y te extrañó un monton”, o “mamá se puso triste porque no estabas”.
  • Muéstrale lo contenta y orgullosa que te sientes porque va al colegio.
  • Si el momento de la separación te resulta muy difícil de afrontar, busca apoyo en tu esposo.
  • Procura relacionarte con las mamás de sus compañeritos.
  • Participa de manera dinámica en las actividades escolares.
  • Ten presente que la escuela forma parte del crecimiento de tu hijo, y que acompaña el camino hacia su desarrollo.

 

Ventajas al mandarlo al jardín

Para el pequeño:

  • Relacionarse con otros niños de su misma edad.
  • Desarrollar habilidades sociales, necesarias para una buena integración.
  • Aprender a reconocer las distintas partes de su cuerpo.

Y para papá y mamá:

  • la posibilidad de desarrollar una actividad laboral.
  • El tiempo y el espacio para llevar a cabo actividades de recreación personal.

 

Cortesía Revista Mamá de Hogar

17 abril, 2011. Uncategorized.

Dejar un comentario

Be the first to comment!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: